5 de diciembre de 2013

DESESPERACIÓN



Imagen tomada de: fotolog.com

Agotado, sin asomo de fuerza que pudiera ayudarle a levantar la cabeza, con el pensamiento inscrito en el círculo vicioso de su frenética desesperación, porque de eso se trataba, de una desesperación que no tenía ningún viso de acabar, y el cansancio dejaba su huella inscrita en la mente y en su corazón, hacía mella, dejaba la herida sin solución, sin restañarse, sin cerrarse, de una manera lógica, de una forma coherente.

Una herida que no había cicatrizado nunca, siempre abierta, siempre sangrando de una forma sutil pero en algunas ocasiones lo hacía a borbotones y en ese momento de su existencia, los borbotones salía como una corriente, como un salto de agua alejado mucho metros del suelo. Crujiendo cuando llegaba al mismo y provocando que las salpicaduras azotaran lo más profundo de su ser y aparecía el cansancio, el agotamiento, la desesperación.

No había forma de pararlo, (¿o si?) No, no era la manera, no era la solución, pero si, si que había un camino que tomar, una senda de espinas, de piedras dañinas para un corazón "descalzo". Agotamiento, cansancio, desesperación y por qué no, abatimiento cubrían su alma, tapaban su poros, cerraban herméticamente su vitalidad que, por otra parte, ya se iba escapando paulatinamente.

Los ojos se entrecerraban, en un combinado de sueño, melancolía, cansancio y tristeza y afluían oscuros pensamientos como funestas ensoñaciones, no podía ser de otro modo. El sueño le venció al final.

Y por su mente pasaron recuerdos, volvieron temores de antaño, gruesas lágrimas de tristeza debían resbalar por su mejillas otrora regordetas de vida, hoy famélicas de sensaciones; quiso despertar, quiso borrar de un plumazo aquella negrura de su alma, pero era imposible, no podía quitarlos de su mente, de su corazón resquebrajado, perdiendo, gota a gota, su vitalidad. No sabía como, pero no era capaz de despertar de su propio sueño.

El castillo lúgubre de su infancia volvia a su recuerdo, más oscuro si cabe, más tétrico si era posible, y aquel siniestro personaje envuelto en la capa que lo esperaba nuevamente, le llamaba, le decía que fuera a él. Algo lúgubre, siniestro y tétrico le empujaba hacia el personaje, hacia el espectro que esperaba a la puerta del lugar.

Nunca había llegado hasta aquí en su ensoñaciones infantiles, siempre al ver el castillo, al avanzar hacia la entrada se había despertado, sudoroso, con el miedo dentro del cuerpo y con los ojos completamente rebozados en lágrimas.

Este sentimiento, este recuerdo del súbito despertar fue lo que hizo que Luis abriera los ojos y no, no estaba sudoroso, tampoco anidaba el miedo dentro de él, pero si, los ojos si estaban empapados en lágrimas, gotas de vida que se le escapaban por los ojos, como la puerta abierta del alma por donde, en forma de gotas se le iba la propia vida...

¿Por qué esa ensoñación ahora? Era una etapa de su pasado superada (¿o no?), al menos es lo que pensaba y la verdad era que hacía mucho tiempo que el fantasmal castillo no aparecía en sus sueños. ¿Por qué motivos volvía a enraizarse coléricamente dentro de si?

Los mazazos que sufría y que eran los motivos de las ensoñaciones, golpeaban en su recuerdo y dolía nada más sentir de nuevo el hecho de "verse" como "escudo humano" a esa edad tan temprana... no había derecho a que hubieran sesgado de esa forma abrupta la infancia de ese pequeñuelo, de esa persona que solo ansiaba vivir como correspondía a un niño de 5 años o quizá menos, en la edad donde los niños suelen empezar a tomar sus primeras decisiones morales y encontrarse con el espectro, con la pesadilla de tan ingrato recuerdo (¿solamente ingrato, solamente ese leve calificativo?), de sentirse usado como parapeto humano, cuando aun no había despertado su gran humanidad, su noble corazón.

No había derecho y el recuerdo viajaba con Luis, convivía con él, la mayoría de las veces dormido pero en algunos momentos, ese espectro, ese fantasma del pasado regresaba, retornaba, con toda su crudeza, a su sangrante corazón.

La desesperación era fiel compañera ante la mínima evocación de la, igualmente desesperante, ensoñación, muchas veces había pensado en borrarla, en que no hubiera existido, pero los acontecimientos sucesivos en la vida de Luis no podían borrarlo, suprimirlo definitivamente, cada fin de semana, cada noche de viernes, el castillo, aparecía en las pesadillas de ese niño. Y con ese triste pensamiento, la mente del ya adulto muchacho rememoraba aquellos lejanos, pero a la vez muy presentes, recuerdos.

Pasado y presente, iniciaban, o mejor dicho, seguían llevando a cabo una lucha fratricida, un duelo del que, como la famosa película, solo podía quedar uno.

Despertó por fin, serenó su inquieta alma, frenó el ímpetu; el fantasmal recuerdo se alejaba, pero simplemente se retiraba del recuerdo, la acción, la presencia del propio hecho evocado no desparecía, solamente se apartaba por su bien mental.

Un nuevo día despuntaba, el sol invariablemente salía, en su corazón también, confiaba, creia en ello de una forma feroz, y cada día el sol del amanecer borraba, o mejor difuminaba, los amargos recuerdos en esa infancia agridulce...


8 comentarios:

  1. Grande Julio, deberías pensar en publicar un ebook, hay bastantes recursos gratuitos para hacerlo si te animas dimelo y te paso enlaces, aunque tu ya sabrás de alguno. :)

    No desperdicies ese talento que tienes amigo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo Javi, muchas gracias por tus palabras, la verdad que animan a seguir escribiendo.
      Te comento que me lo estoy planteando recopilar los cuentecitos que tengo publicados, quizá esperar a tener alguno más, darles forma y autopublicarme.
      Cuando se acerque el momento seguro que te pregunto por esos recursos que conoces.
      Nuevamente gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Sin la menor duda!!! Esta capacidad que tienes de remover y transportar mediante la palabra es una maravilla... adelante!!!! Aquí tienes tu primera compradora!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Mónica! Me llenan tus palabras y si, la verdad que si, en cuanto tenga algun cuentecito más escrito, me pongo de lleno a autopublicarme en ebook. Un abrazo como animan tus palabras a "seguir en la brecha".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Siempre con nocturnidad...A solas con mi siencio, para sentir en mi viva piel las palabras del Noble... Impresionante relato del caballero sobre aquel castillo siniestro...Del cúal gracias a Dios, Jamás llegó a traspasar.sus enormes y pesadas puertas... Sus palabras me han trasladado sin a lugar a dudas a ese mundo lúgubre y sin arcoíris que nunca tuvo que haber conocido "Luís"... Afortunadamente, hoy es un caballero con una radiante armadura...Y esta humilde dama, se siente muy dichosa al poder leer sus relatos...Pero sobre todo satisfecha por su irremplazable AMISTAD... Gracias Julio, leerte es una caricia para el alma...UN ABRAZO INMENSO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero siempre con su pluma "afilada" para derrochar amor, cariño, alegría a este su caballero fiel, fiel en el mismo amor y cariño que recibe y "aturdido" a la vez que emocionado por esa "irremplazable" AMISTAD que recibe de la dama, que siente dentro de su corazón (porque la armadura filtra todos los sentimientos).
      Gracias, no puedo decir otra cosa que resuma de forma fehaciente lo que se produce dentro de mi al leerte y, sobre todo, al sentirte.
      Un abrazo no inmenso, sino lo siguiente. Beso la mano de la dama.

      Eliminar
  5. Sigue Luís. No pares. Mira ese castillo. Ama a ese niño de 5 años. Es una forma de amar a este adulto.
    Adelante Julio. Muchas gracias por escribirlo tan bien y compartirlo con nosotros :)

    ResponderEliminar
  6. Gracias Rosa por tus palabras, ese es el proceso, amar a ese niño y perdonar lo que originaba las visiones....
    Me alegra muchísimo que te guste, me anima, y no sabes cuanto, a seguir escribiendo, a seguir contandoos cosas, sentimientos y emociones de Luis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Anímate y déjanos tu comentario, nos ayuda a crecer.

 
El Hogar de las Emociones. Blogger Template by Ipietoon Blogger Template